Consejos para hablar ante la cámara como un reportero o periodista portada

Cómo hablar delante de la cámara: 9 consejos para periodistas

📷 Consejos para periodistas ante la cámara: habla en televisión de manera profesional 🎥

Hablar ante un auditorio y ante una cámara son formas de comunicación diferentes. Si además lo que queremos es realizar una labor periodística, o presentar un programa de TV, la cosa se va complicando.

Si os interesa  ejercer de periodistas ante las cámaras, o presentar un programa de televisión, los siguientes consejos os servirán de ayuda para mejorar vuestro discurso ante la cámara.

En este tema tengo una experiencia personal bastante más limitada que en la oratoria en general, es por ello que este artículo se ha elaborado a partir de una entrevista realizada a mi maestro y amigo César Gil Covarrubias, productor ejecutivo de TVE durante años, profesor en la UCM, y un extenso CV, que dejo a vuestra disposición.

Gracias César por compartir tu experiencia y sabiduría.

Consejos para periodistas: tips para hablar ante las cámaras de televisión

La base para cualquier intervención en público siempre pasa por tener claro el objetivo de tu comunicación y saber a quién te diriges. De esta forma será más fácil transmitir tu mensaje, y sobre todo, hacer que este llegue al receptor con la máxima sencillez.

Si quieres un resumen rápido del post, al final del artículo encontrarás una infografía con los 9 consejos para hablar ante la cámara.

1. Controla los nervios al hablar ante la cámara

Los nervios suelen nacer de una mala respiración, lo que a su vez alude a una falta de experiencia. Mediante diferentes ejercicios se puede aprender a controlar la respiración y a controlar los nervios.

Si hablar en público o ante las cámaras te supone un gran estrés, existen trucos y consejos para perder los nervios al hablar en público.

2. Comunica y emociona con tu mensaje

Tu objetivo es transmitir ideas, sensaciones o emociones. Se transmite aquello que le puede interesar al espectador. En una noticia, por ejemplo, esto será la información que queremos resaltar.

También es posible acompañar tus palabras de vivencias personales, lo que humanizan, y ayudan a transmitir tu mensaje.

Si no tienes nada que decir, tu discurso está hueco. Ten en cuenta tu objetivo, e intenta despertar sensaciones en los espectadores.

Las sensaciones son impresiones que dan quienes están hablando. Las emociones es “mover el espíritu”, cambiar de la risa al llanto. Sensaciones que todos hemos sentido (bueno, todos aquellos capaces de sentir emociones).

3. Habla para el espectador de televisión

El oyente tiene el derecho a entender. Para conseguir esto hay que tener en cuenta 2 reglas:

  1. Genera un discurso sencillo, “que aquello que me entra por las palabras, me entre también por el cerebro”. El vocabulario tiene que ser acorde a aquellas personas que quiero hacer llegar mi mensaje.
  2. Pronuncia con claridad, para que el espectador no deba preguntarse ¿qué ha dicho? Evita hablar rápido, y articula cada palabra.

Como nos dice César, “hay que hablar sin molestar a los científicos (gente con gran sabiduría en la materia tratada) para que no digan, este ignorante de qué va. Pero también hay que hablar para que la gente que no tiene esos estudios lo pueda seguir en los medios de comunicación”.

Existen recursos y fórmulas para captar la atención del espectador. Conocerlos y saber utilizarlos añadirá profesionalidad a tus locuciones. Además, hay diversos errores comunes que conviene conocer y evitar.

4. Usa la pausa

Hace unos años, se aprendía a enfatizar en cada frase aquellas palabras más importantes Hoy en día esta práctica se realiza en menor medida. Al hablar sin pausas y sin enfatizar las palabras más relevantes, el discurso coge mucha velocidad, lo que desorienta al espectador. Una pausa puede indicar el cierre de una sección del discurso, o destacar ciertas palabras, para resaltar la información que queremos que llegue al espectador.

Pausas a parte, una locución muy rápida es síntoma de nerviosismo y de inexperiencia.

5. Cuidado con las comas altas

Es decir, los tonillos que hacen que termines las frases con una entonación hacia arriba innecesariamente. Algunas personas tienden a terminar todas sus frases con tonillo ascendente de forma inconsciente. Aunque no te des cuenta, el público sí que lo hará.

Por otro lado, ante la formulación de una pregunta, se entiende que estás preguntando por la forma, más que por el tono.

Este tipo de vicios, suelen ser invisibles para quien los comete, y por tanto difíciles de eliminar de forma autodidacta.

6. Utiliza una pronunciación correcta

Conviene evitar fallos de pronunciación. Como por ejemplo decir conyuje en lugar de conyuge o ésito en vez de éxito.

Este tipo de errores restan profesionalidad y credibilidad a quien los comete.

7. Resulta creíble ante la cámara

El secreto del comunicador es la credibilidad, independientemente del medio dónde trabajes. Para sonar creíble:

  1. Evita “leer” tu mensaje. Si da la sensación que lees todo lo que dices, restas fuerza al mensaje, lo enajenas de ti.
  2. Evita engolar la voz. Esto es cuando la voz se queda en la garganta.
  3. Créete lo que dices. Si piensas que lo que dices no es verdad, el espectador tampoco lo creerá.
  4. Elimina las entonaciones. Seguramente os habéis fijado en presentadores, o más fácil, locutores de vídeos amateurs de Youtube que usan entonaciones. A los 2 minutos de escucharlos ya sabes que van a terminar todas sus frases con cierta entonación. Lo ideal es perder este vicio, consiguiendo una pronunciación lo más neutra posible.

Si se transmite un mensaje con credibilidad puedes escucharlo incluso si sus ideas no te representen, incluso si su mensaje es vacuo. Aunque, es cierto que es más fácil sentirse identificado con aquellos que trasmiten ideas que compartimos.

8. Ten personalidad

Habla con seguridad, despierta emociones. Hablando en plata, diferenciaríamos 2 grandes grupos de presentadores

  1. Presentador de culo apretado. Aquel con nervios, en constante tensión. Aquellos/as que, de tan apretados que tienen el culo, bien se les puede escapar un pedo, ponerse rojos y quedarse bloqueados
  2. Presentador de culo suelto. Aquel que está desinhibido, cómodo ante las cámaras. Aquellos/as que, si se les escapa un pedo, aceptan la culpa o, por qué no, le pasan el marrón a quien tiene el culo apretado.

Lo normal al empezar es ser del primer tipo de presentadores. En tu mano (y en el trabajo constante, dedicación y sacrificio) esta mejorar, hablar ante las cámaras con tranquilidad, y transmitiendo seguridad y credibilidad.

9. Grábate, escúchate y no seas autodidacta

Mediante el visionado o escucha de tu propia voz puedes ir detectando errores y puliéndolos. Pero la mejor forma de evitar vicios y quitarte errores es aprender de alguien con criterio, dispuesto a enseñarte. Los profesionales de la materia son quienes realmente podrán indicarte tus defectos para mejorarlos, y potenciar los puntos fuertes.

La práctica te hace mejorar y ganar soltura. Pero si cometes un error y no eres consciente de él, lo reproducirás continuamente, peor aún, te acostumbrarás a él, convirtiéndolo en un vicio (lo que resulta más difícil de corregir).

-Infografía- hablar ante la cámara para periodistas

Hablar ante la cámara como un periodista reportero de televisión infografia resumen

Consejos extra para reporteros

Por último, un consejo sobre uno de los momentos más tensos que puede vivir un periodista: un fallo del directo.

Detrás de un programa de TV, de una conexión en directo, de todo aquello que vemos en pantalla, hay un gran equipo de personas y medios. Como en todas las profesiones, los errores ocurren. Pero ¿qué hacer si un directo sale mal? ¿Cómo salir del paso?

No hay una fórmula mágica a seguir. Ante un problema en directo, te salva la profesionalidad, el acerbo y la madurez ante las cámaras. Madurez es saber que cada cosa que haces tiene o puede tener importancia o transcendencia, y aprender de los errores.

Si alguna vez os veis en esta situación, la capacidad de improvisación y de simpatía ante la cámara, puede ayudarte. Aunque hay casos que es muy difícil salir del aprieto.

Ante un fallo del directo, lo mejores es disculparse, lamentar una conexión o vídeo que no ha entrado en su tiempo, o bien hacer la vista gorda “y pasar esos segundos que te puedo prometer y prometo, que son eternos”.

Espero que estos consejos os sirvan de utilidad para mejorar vuestra oratoria. ¿Tenéis algún consejo para aquellos que empiezan en el mundo del periodismo? ¡Compartidlo! Y no os enredéis al hablar ante las cámaras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s